Kifkif, como entidad miembro de Red Acoge, nos sumamos al comunicado emitido por nuestra federación con motivo del Día Internacional de la Mujer para reconocer el papel central que desempeñan las mujeres migrantes y refugiadas en todo el mundo como sostén de la sociedad. Los compromisos mundiales deben incluir el logro de la igualdad de género, el empoderamiento de todas las mujeres y niñas y la protección de sus derechos.

Las mujeres representan la mitad de las personas migrantes y refugiadas de todo el mundo. Esto puede suponer una oportunidad de empoderamiento para todas estas mujeres, pero también supone un grave riesgo para su seguridad y una sistemática amenaza de sus derechos económicos, sociales y culturales.

Algo que se constata es que las mujeres migrantes se ven afectadas de manera particular y desproporcionada por la discriminación, el abuso y la violencia por razón de género a lo largo de todo el proceso migratorio.

La discriminación basada en el género ocasiona una marginación efectiva de la mujer sobre todos los ámbitos de la vida, que obstaculiza e impide su acceso y participación en los diversos espacios de actuación, tanto públicos como privados. Esta discriminación puede ser múltiple si coinciden otro tipo de vulnerabilidades como es el caso de las mujeres de diferente origen étnico, cultural o social, por tener alguna discapacidad funcional, en situación de pobreza, mujeres sin hogar, mujeres de entornos rurales o mujeres reclusas.

Las normas sociales y culturales y las políticas discriminatorias contribuyen a las vulnerabilidades específicas de las mujeres migrantes. Múltiples son los factores y esto hace necesario avanzar en la comprensión de la realidad a la que se enfrentan para formular y aplicar leyes, políticas y programas de migración con perspectiva de género y garantizar que puedan disfrutar de sus derechos humanos durante todo el proceso migratorio.

En el Día Internacional de la Mujer nos unimos a las reivindicaciones de las mujeres migrantes y exigimos:

  • El reconocimiento de los derechos de las mujeres en contextos migratorios siendo protagonistas y sujetos políticos en los procesos de movilidad humana.
  • Un cambio radical en la orientación de la política en materia de asilo y migración creando vías seguras para la movilidad que aseguren enfoque de género y principio de no discriminación e igualdad.
  • La adopción de las medidas necesarias para garantizar la de seguridad jurídica y protección a las mujeres inmigrantes en situación administrativa irregular asegurando la denuncia segura ante la vulneración de sus derechos y eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio, incluida la trata de personas y la explotación laboral.
  • La modificación de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana para que cesen la crimininalización de las personas migrantes, las redadas, el acoso y la discriminación racista.La equiparación de los derechos laborales de las mujeres trabajadoras del hogar y la protección efectivas de los derechos de las jornaleras y porteadoras.

A partir de lo señalado, desde Red Acoge han elaborado un informe para visibilizar los principales obstáculos que se encuentran las mujeres migrantes en situación administrativa irregular para poder ejercer sus derechos en el Estado español y recordar los compromisos internacionales que el Gobierno debe cumplir para garantizar los derechos de las mujeres migrantes independientemente de su estatus migratorio.

Ayudanos a compartir
Actualidad Un 8M con el foco puesto en el papel de las mujeres migrantes